Buenas noticias sobre el ingreso a carreras informáticas

Según una investigación reciente, las iniciativas de la Fundación Sadosky dirigidas a incentivar el estudio de las carreras informáticas han impactado de forma positiva en el volumen de inscripciones a dichas carreras.

Desde el año 2012, el programa de Vocaciones en TIC de la Fundación Sadosky trabaja para resolver uno de los problemas estructurales que limitan el crecimiento de la industria del software en la Argentina: la falta de recursos humanos calificados. Este problema se manifiesta como un desinterés de los jóvenes por elegir carreras informáticas, que ven sus cifras de ingreso estancadas desde hace décadas. Según datos de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI), más de 4.000 puestos de trabajo anuales quedan vacantes en la industria del software argentina.

Diversos estudios a nivel mundial, así como algunos realizados por la propia Fundación Sadosky, muestran que la baja tasa de elección de la informática por parte de los y las jóvenes se debe a factores culturales de diverso tipo, muchos de los cuales comienzan a actuar desde la temprana infancia. Ése es el eje fundamental del trabajo de otro programa de la Fundación Sadosky, la Iniciativa Program.AR, que al trabajar para que la enseñanza y el aprendizaje de las Ciencias de la Computación lleguen a todos los niveles de la escuela argentina, apunta a las causas de fondo del problema.

Complementariamente con este enfoque de largo plazo, el programa Vocaciones en TIC trabaja en el corto plazo, buscando incentivar el ingreso a carreras informáticas en todo el país. Se trata de un programa por el cual la Fundación Sadosky selecciona, capacita y fondea a equipos de estudiantes universitarios de todo el país para que realicen talleres de programación en escuelas secundarias, mostrando que la informática puede ser una tarea asequible, interesante, estimulante, divertida, amplia, y que puede estudiarse en instituciones públicas y gratuitas de gran nivel académico en todo el país, accesibles para el estudiantado de las escuelas argentinas sin necesidad de “ser un genio” o “un nerd”.

Una reciente evaluación externa realizada por la Fundación Quántitas ha mostrado buenas noticias con respecto al ingreso a las carreras informáticas. El estudio, de carácter muestral, permite observar que si bien desde el año 2016 se observa un crecimiento generalizado, aquellos distritos en los que se desarrolla el programa Vocaciones en TIC muestran tasas de incremento sensiblemente superiores en la inscripción a carreras informáticas.*

grafico

“La Fundación Sadosky tiene como objetivo promover la innovación en TIC como motor de desarrollo del país. Por eso es tan importante confirmar que estamos aportando a la formación de más recursos capacitados para abastecer a una industria del software cada vez más pujante”, afirma su director ejecutivo, Esteban Feuerstein.

El propio estudio indaga en las causas y muestra que de los estudiantes que participaron en los talleres un 63% realiza a continuación del taller al menos algún tipo de indagación posterior sobre la programación. El 38,1% de los estudiantes afirma que al menos un profesor retomó los temas del curso, y en un 28,3% se propusieron actividades de continuidad. Si se considera en forma combinada, el 51,2% de los estudiantes menciona que al menos una de las dos cosas ha ocurrido en sus escuelas.


* El carácter muestral del estudio responde a que los datos oficiales de ingreso a universidades nacionales e institutos terciarios no están disponibles para el periodo 2017-2018; en tanto que el error de la muestra se encuentra representado por las barras verticales del gráfico. De esto se desprende que, hasta el momento, no se pueda saber el crecimiento exacto del ingreso, pero sí asegurar que en aquellas zonas de influencia del programa Vocaciones en TIC el total de ingresantes creció más que en el resto de las zonas. Por las características muestrales, si bien los datos sugieren un efecto positivo del programa, la rigurosidad estadística no permite establecer una relación de causalidad estricta entre ambos fenómenos, algo que requeriría de nuevos estudios con mayores datos y mayor profundidad.