Tucumán: distintas formas de enseñar a programar

A través de diversas herramientas, tres integrantes del equipo de estudiantes que visita las escuelas secundarias cuenta cómo es la experiencia de enseñar computación a adolescentes.

Cada vez es más conocido el gran problema que tiene el sector TIC en la Argentina y en el mundo: la escasez de profesionales de la informática. En la actualidad, el sector del software y servicios informáticos posee en nuestro país desempleo negativo, esto significa que hay más trabajos disponibles que personas con el perfil adecuado para llevarlos adelante. Esta es una de las razones que nos impulsa hace más de cinco años a incentivar en los adolescentes vocaciones en tecnología. A partir de distintas líneas de actividad, buscamos fomentar la elección de carreras informáticas.

A través de la propuesta “Visitas a escuelas” realizamos convenios con distintas universidades nacionales con el fin de visitar escuelas secundarias. Cada universidad arma un equipo integrado por un coordinador y 6 estudiantes de carreras informáticas. Tras una capacitación, el equipo de estudiantes se acerca a las escuelas de su distrito y dicta un breve curso de introducción a la programación a partir del programa Alice. Luego da una charla sobre los beneficios de insertarse en el sector TIC.

Durante el año pasado, desde Program.AR entregamos dos robots a cada equipo que capacitamos. La idea era que conocieran esta tecnología, desarrollaran nuevos ejercicios y realizaran sus propias experiencias.

Los integrantes del equipo de la Universidad Nacional de Tucumán, Gisella Laquihuanco (estudiante para la Lic. en Informática), Paola Paniagua (estudiante de Programación Univ) y Leonardo Villatarco (estudiante de Programación Univ.) contaron su experiencia a Pedro García, conductor del programa Punto de Partida (canal de cable local). ¡Mirá la nota!

La coordinadora de este equipo, Ana Nieves Rodríguez, amplía: “los chicos están muy entusiasmados con las visitas a las secundarias. Nosotros venimos visitando escuelas de poblaciones vulnerables que están alrededor de la ciudad de Tucumán y los alumnos se enganchan mucho con las propuestas que llevamos.”

Y agrega “con el programa Alice los chicos arman videojuegos donde hay  personajes que corren y tiran patadas y esas cosas que los divierte tanto. En especial, a los de 3° y 4° año. ¡Hasta nos piden que volvamos!”.

Rodríguez señala que lo mismo pasa con las propuestas que llevan para hacer con los robots: “los jovencitos se entusiasman con hacerlos avanzar, que logren doblar y que no se estrellen contra la pared. Y sin darse cuenta, estos chicos aprenden a programar: desde algoritmos de estructuras repetitivas simples hasta el uso de condicionales. La experiencia es muy buena para todos”.

Desde que comenzamos con esta propuesta, 23 universidades de 15 provincias llevaron adelante esta iniciativa ¡y llegamos a más de 20.000 estudiantes!